< < Ir al PORTAL de esta Web > >

Una Medicina basada en la "peculiaridad" que somos cada Alma singular


[ página actualizada el 1 diciembre 2017 ]

Autismo y Síndrome Down

Dos extremos de una condición
Cardiaca y Cerebral.


En primer lugar un par de imágenes expresivas por sí mismas,
que sintetizan lo que más adelante se desarrolla en esta página:


Para poder captar con claridad las razones que operan en una personalidad Autista, es importante acceder a la relación que las diversas Vísceras corporales tienen con las diferentes estructuras cerebrales, y todas ellas con los aspectos de la Personalidad.

Sin el uso de la Iridología y ese conocimiento de la relación entre Vísceras y Cerebro, no me hubiera sido posible llegar a conocer la raíz Fisiológica que caracteriza a la condición Autista.

Del Síndrome Down me fue muy fácil conocer, a través de la Fisiognología por mí creada, la condición visceral y cerebral que lo caracteriza, mas el pasado día 1, en mi interés por descubrir las razones orgánicas del Autismo, aún se me desvelaron éstas más, por cuanto que Down y Autismo son dos extremos polares de las posibles funciones y características Viscerales y Cerebrales.

Sobre el S. Down ya expuse en páginas de este mismo Portal Web lo que sobre él tenía entonces que aportar. Para llegar a ello basta hacer un clic en estos dos vínculos o link: Iridología Down /// Reflexología Podal Down /// No obstante estos Link hacia la temática a la que hacen referencia (Iridología y Reflexología del Pie), para centrar toda la información en esta misma página, transcribo al final aquellos contenidos, si bien considero que para comprenderlos mejor sería oportuno consultar las páginas de sus temáticas específicas.

Inserto aquí la imagen con la que en la página de esta Web "Sacando Conclusiones" inicié la diferenciación y, al mismo tiempo, la aún más neta vinculación entre estas dos condiciones orgánicas. La imagen, usada la primera vez para definir los modos de la Visión Miope y la Hipermétrope, expresa aquí (al margen del significado que también tiene en los aspectos visuales del S. Down y del Autismo) cómo a cada uno de ellos lo representa, respectiva y verticalmente, en lo que viene a ser en ellos la actividad Cerebral con la intervención de Núcleos cerebrales (centro) o de Periferia (campo), en este caso Diencéfalo o Telencéfalo. [Puedes acceder desde AQUÍ a donde sobre esto se trata en el capítulo "Miopía" de esta Web]


En el S. Down el Diencéfalo asume el protagonismo de dirección del comportamiento de la persona. Pero en el Diencéfalo no están los elementos cerebrales de racionalización, sino en el Telencéfalo o Córtex cerebral, por lo que la persona con S. Down utilizará los recursos de esos Núcleos cerebrales donde se asientan, entre otros, el Instinto o comportamiento estructurado desde el subconsciente, y los factores de "memorización", tan extraordinarios en este tipo de personas.

Unida esta circunstancia de uso de elementos "centrales" cerebrales, a la de no estimulación del Córtex cerebral por el modo de respiración usual que tiende a hacer, respiración bucal, debido al frecuente atoramiento de las fosas nasales, su personalidad se desenvuelve entre desarrollos emocionales, donde las vinculaciones afectivas son para ella esenciales.

Con otras palabras podríamos decir que su vida la gobiernan "asuntos del Corazón", si bien un tanto fuera de control racional por carecer de la necesaria intervención de tales factores cerebrales.

Hay en el S. Down dos causas básicas que distorsionan tanto su organismo como sus funciones racionales. Por una parte está la muy deficiente capacidad funcional del Hígado, responsable del metabolismo graso (lípidos en general) y de, al mismo tiempo, la emisión de células madre de los diferentes elementos que constituyen lo orgánico, que dificultarán en gran medida la regeneración oportuna orgánico-celular.

Como consecuencia de tal disfunción metabólica, el Sistema Linfático se densificará de tal manera que su órgano esencial de filtraje, el Riñón (ambos), se verá afectado en lo que con la Fisiognología podemos observar en la condición anatómica de sus ojos.

En lo Cerebral, tal disfunción hepática, que también se hace manifiesta en lo Duodenal vinculado a sus conductos de evacuación biliar, se refleja de la misma manera en el órgano con el que se corresponde el Hígado, que resulta ser el Cerebelo, órgano encargado de las respuestas "automáticas" (no precisan pasar por factores de concienciación como son las de la corteza cerebral), con su órgano asociado, el Puente, a la manera que el duodeno se vincula a lo hepático.

El atoramiento de los Riñones y del Sistema Linfático en general, da lugar a la incapacidad de "circulación" del fluido energético por donde discurriría la intervención "racional".

Cuando nos asomamos a la "ventana orgánica" que son los Iris, en los del Autismo podemos llegar a percibir la cualidad de las "fibras que estructuran" o muestran la condición de un Corazón "frío", que más bien definiría como "reseco", fibroso y no dúctil o con todo su entramado de textura no suave ni "rellena" (a modo de tela de saco fibroso).

Tras mencionar aquí la condición que se observa del Corazón en el iris, recuerdo cómo fue precisamente sobre la "ubicación del Corazón" (también ocurrió con los Riñones) donde hallé discrepancia en mi experiencia respecto de lo que la Topografía tradicional del Iris y de los Pies expresaban; es decir, que había (y sigue existiendo) un importante error, pero que sí supe llevar correctamente a mis Cartas topográficas y que muestran las páginas de Iridología y de Reflexología Podal de esta Web.


Cuando analizamos aspectos del S. Down o del Autismo, no olvidemos que los matices que pueden tener son inmensamente diferentes (de un amplio espectro), desde los apenas diferenciados de una persona que no tenga esas circunstancias, como de rasgos acusadísimos, dependiendo del grado de implicación orgánica que tenga, mas no por ello dejará de haber un mínimo de circunstancias de las que aquí se mencionan.

Las cifras de porcentajes de casos de Autismo y Down que se barajan, en lo que a través de la Red he podido localizar, son similares entre ambos, de más o menos entre 1 y 2 por 1.000.

El Corazón no es una simple víscera del Cuerpo; es el Centro Energético donde se suscita el "mundo de relación" con los demás seres y con el entorno. Y al decir esto no me estoy expresando filosóficamente, sino visceralmente. Su análogo en lo cerebral es el Diencéfalo, surgidos ambos paralelamente (y a un mismo tiempo) desde la primera célula embrionaria en su fase de Blastocisto, a partir de lo cual irían apareciendo el resto de Vísceras y de estructuras Cerebrales, donde los Pulmones (en el tronco) y el Telencéfalo (en lo cerebral) se conjugarían y estructurarían de una forma análoga con aquellos otros, el Corazón y el Diencéfalo, respectivamente.

En el Autismo, que es un caso de "inversión" en los desarrollos orgánicos y de la personalidad respecto del S. Down (todo en "la vida manifiesta" surge con la estructuración de condiciones contrapuestas y complementarias) se dan precisamente las condiciones orgánicas y cerebrales contrarias, es decir, un Hígado excesivamente funcional que impide todo atisbo de factores lípidos que pudieran afectar al Sistema Linfático, por lo que los Riñones, sin ser de capacidad eficiente, no se ven afectados como en el S. Down y la energía racional fluye sin obstáculo alguno, que unido a que la de los núcleos cerebrales no interviene, prevalece una actitud carente de componente emocional y memorístico, imperando su polaridad contrapuesta, el "orden" y lo deductivo a partir de todo un entramado "nuevo" cerebral, y es por esto la necesidad de que todo debe estar "en su sitio" y de tal manera, para poder ser reconocido.

La característica que infunde el Hígado a la personalidad es lo propio que induce en lo orgánico. En éste es responsable del "orden" celular, y así influye en el comportamiento personal. El orden carece de sentimiento, y al no contar en el Autismo con factores emocionales que lo acompañen, todo se vuelve frío y mecánico, impersonal.

En lo Cerebral, al ser el Telencéfalo el que toma protagonismo en la dirección de la personalidad y carecer de una intervención más desenfadada, ágil y flexible, propia de las estructuras cardiacas (Corazón en lo Visceral y Diencéfalo en lo Cerebral), los comportamientos adolecen de matiz emotivo y con una manifiesta dificultad de capacidad de relación y reconocimiento de estados anímicos (no están en su "software" cerebral para poder decodificarlos y es así como en ocasiones en la Docencia se recurre a que lo "aprendan" a base de fichas con dibujos).


Si bien son una serie más o menos definida de rasgos los característicos de la personalidad Autista, que se suelen cifrar en "deterioro en las relaciones sociales y vínculos afectivos , en la comunicación verbal y no verbal, problemas para procesar información proveniente de los sentidos, al igual que patrones de comportamiento repetitivos y estereotipados, con un repertorio restringido de actividades e intereses", el más diferencial es precisamente ese que subrayo y que se asocia a la condición base de uso cerebral que menciono, es decir, el no intervenir las estructuras relacionadas con "lo corazón".

Y esto se percibe en sus modos de relacionarse con su tender a "distanciar" o empujar, en lugar de "prender" o asir. En ocasiones es tan marcada esa reacción de "empuje", que puede infringirse golpes a modo de "impactos de auto-empujones", pues no lo suele hacer a base de claras "contracciones" del brazo por acción de los músculos bíceps, sino pareciendo más bien que intervienen los tríceps.

Teniendo en cuenta de qué manera interviene en su comportamiento mental especialmente (cuando no casi exclusivamente) el Telencéfalo, no es de extrañar el desarrollo más marcado del área cerebral de la cabeza que "puede llegar" a expresar, así como facilidades extraordinarias en el campo de las Matemáticas, la Física o materias de características análogas y no de áreas de las Letras donde se precisa de la memorización, propia de estructuras "centrales".

En las características de implicación de las funciones de la Corteza cerebral que he mencionado, está bien justificado lo que se dice de que existen en sus cerebros un "superávit de sinapsis", que justifica su dependencia de las funciones de tales áreas cerebrales sobre otras basadas más en lo instintivo, vinculadas a los núcleos cerebrales.

La condición a la que me referí en un comienzo de sus "fibras cardiacas" pudieran estar relacionadas con el uso prenatal de sustancias químicas que provoquen esa condición orgánica visceral, que no necesariamente debieran ser sustancias de fuertes efectos, sino debido también a una hipersensibilidad del organismo a ciertas sustancias. Y respeto a su sensibilización a sonidos estridentes, hay que considerar que el Hígado y el sistema Auditivo guardan importante relación, que en el caso de un hígado "muy funcional" puede aportar a la audición bastante sensibilización.

La característica de no manifestar expresión de dolor cuando en ocasiones pueda hacerse algún tipo de daño físico está relacionado con la intervención especial del Córtex cerebral y no de los núcleos donde se establece la sensibilidad emotiva. Una persona dominada por sus emociones (caso contrario a las circunstancias normales del Autismo), se ve afectaba mucho más de lo normal en situaciones de dolor corporal, e incluso resiste mucho menos las cosquillas.

Respecto de su actividad Renal, teniendo en cuenta que según la Fisiognología la condición de los Riñones no muestran a una persona "apta" para los esfuerzos, el uso de estimulantes renales, tales como plantas medicinales diuréticas, pueden ayudarlo en esos fines. No propongo estímulos "químicos" que pueden llegar a crear dependencia de dicho abastecimiento, sino de plantas estimuladoras desde su condición natural bio-química. Además, por las características de su Corazón, cualquier factor químico que no sea netamente biológico (directamente de la propia Naturaleza, sin intervención de laboratorio), puede hacer más severa la condición característica de su personalidad. El aumento en la diuresis ayudará a mantener el estado cerebral más relajado, es decir, menos propenso a estados tensionales.

Respecto de lo Nutricional, al no estar el predominio de su organismo sobre órganos "centrales", la alimentación debe enfocarse hacia una digestión salival e intestinal, es decir, no necesariamente gástrica, propia esta última de factores proteínicos, sino basada más en carbohidratos y elementos vegetales, si bien para ello debe favorecerse la flora microbiana (muy vulnerable con factores químicos inorgánicos e incluso con la sal sódica o común). Las hortalizas y tubérculos pueden ser su alimento base, con alternancia de cereales.

Los alimentos de condición "dulce" (no me refiero a los "pasteles", que son de condición grasa y considerable sal) relajarán la posible tensión de sus fibras cardiacas y la tensión cerebral, así como nutrirán las funciones hepáticas que tanto intervienen en su organismo.

No obstante, es fundamental considerar la condición personal de cada individuo, pues como ya se mencionó, el Autismo tiene un muy amplio espectro de posibles características o manifestaciones. En esto puede ser de gran utilidad el conocimiento que la Fisiognología proporciona acerca de las cualidades funcionales de los diversos órganos, a fin de ajustar a cada persona lo que se adecua a su capacidad digestiva y, al mismo tiempo, sus necesidades, en función del tipo de organismo y personalidad que tenga.

Al no intervenir convenientemente lo propio de las estructuras del Corazón, para irlas estimulando aconsejo se haga uso en su sensibilización de Colores que no sean precisamente de la gama de azules, colores "fríos" por naturaleza, así como también de procurarles estímulos táctiles que le desarrollen sensibilidad con su entorno.

El Masaje en los Pies en la zona refleja del Corazón (verla en el capítulo de "Reflexología Podal") puede resultar muy oportuno para la estimulación de tal órgano e intervención en su personalidad, además de que ya en sí se está haciendo uso de una "comunicación" de acercamiento físico transpersonal.

De igual manera resultará interesante todo lo que de ejercicios físicos le ayuden a desarrollar musculaturas "centrales o interiores", tales como la de Antebrazos y Bíceps, propios de la "tracción", y los de Pectorales que se ejercitan forzando los brazos hacia "dentro", así como las Barras de torsión. También el ejercitar los Abdominales.




No obstante, la ejercitación de toda la estructura muscular corporal le hará tener más dominio de toda su condición de dinámica física y de su personalidad, con lo que podrá controlar posibles actitudes irascibles. Sepamos que lo que hacemos con el Cuerpo lo estamos aportando a las facetas mentales de la personalidad.

Para el S. Down, la ejercitación corporal más idónea sería la de las típicas "flexiones de brazos", no necesariamente todo en el suelo, sino con los pies en éste pero los brazos (sus manos) apoyadas en dos banquetas o taburetes (que sean estables para dicho apoyo) a fin de suavizar el esfuerzo. Eso hará posible el ejercitar los tríceps, hombros y pectorales, con la consiguiente apertura torácica que le irá fortaleciendo el sistema respiratorio y cerebral, si logra mantenerse lo más posible en una respiración sólo por vía nasal (al inhalar y al exhalar).

Y para terminar mi aportación a la condición del Autismo y del Síndrome Down, deciros que el acercamiento en el trato humano de las formas de ser que de alguna manera se complementan, en este caso de criaturas cuya esencia de vida es la relación afectiva (S. Down) y, por otra parte, la necesidad de poder introducir en su personalidad la sensibilidad emotiva (Autismo), mucho bien se harían recíprocamente si se organizaran encuentros ocasionales de convivencia conjunta.

Los efectos serían análogos al acercamiento de dos condiciones sociales que también se posibilitan unos a otros, y es la de "ricos" y "pobres", que no tiene por qué encasillarse en factores económicos, sino en cualidades de ser. Si ello se aborda desde el sentimiento de apoyo recíproco, considerando lo que expresé en el capítulo de "El por qué de un Hemisferio Racional y otro Emocional" y concretamente acerca de los "Campos Morfogenéticos", respecto de que los Valores que expresa cada individuo no son de "su propiedad", sino que los toma de la "despensa colectiva" que entre todos alimentamos, mucho podrá avanzarse en el equilibrio de estas condiciones orgánicas y de la personalidad que son los casos contrapuestos de Down y Autismo. Asociaciones hay de ambas y podrían intentarlo.



< < Sobre Iridología y Reflexología Podal del Síndrome Down: > >
(según lo que he comentado al comienzo de esta página)

Síndrome Down: Los Iris son un maravilloso ventanal por donde conocer más de este Síndrome. Entre las características más significativas que vienen sirviendo para la definición de un organismo afectado por Síndrome Down, están los "iris moteados"; denominación que les viene del aspecto que presentan las manchas de Brushfield en los iris, que son el modo en que éstos ponen de manifiesto densidades muy acusadas de todo el Sistema Linfático. Son las manchas blanquecinas que presenta el dibujo (en la realidad se perciben amarillentas).

Si analizamos el Rostro de una persona con este Síndrome, podemos apreciar los rasgos más generalizados que suelen tener. Estos están en la anatomía externa de los Ojos y en la forma cóncava de la Nariz. En el capítulo sobre Fisiognología veremos cómo están relacionados ambos con los Riñones (el primero) y con el Duodeno (el segundo). Tal condición renal ya nos informa del detrimento orgánico en el que se verá envuelto el Sistema Linfático, canal por donde debiera fluir la energía "racional" y que en el Síndrome conocemos que no es precisamente lo que le caracteriza. En lo relativo al Duodeno muestra la gran dificultad del metabolismo graso, cuestión ésta que afectará al mismo tiempo al cometido renal y a las disfunciones que generará en otros diversos órganos, como en gran medida ocurre en el Corazón.

Hay otros signos que pueden darnos pista suficiente desde mucho antes, y son los signos que apunto con los números 1, 2 y 3, expresivos respectivamente de afecciones muy notorias de la Vesícula biliar, del Riñón y Bronquio-pulmonar (figura referida al iris derecho). La mayor o menor radicalidad de la obstrucción duodenal congénita a nivel de la Papila Biliar influirá de forma muy notoria en cada proceso personal. También la Reflexoterapia del Pie resulta una gran aliada, como diagnosis, pero lo veremos en el capítulo de "Reflexología Podal: En el Pie podemos analizar y tratar el Cuerpo".

La característica genética del Síndrome Down conlleva básicamente una disfunción importante de las funciones hepáticas y renales, responsables de la formación de las estructuras orgánicas viscerales y de la fluidez del Sistema Linfático, respectivamente. Evitar cualquier tipo de ingestión de alimentos grasos, ayudaría a disminuir las dificultades de respiración nasal, dando más posibilidad de intervención al cerebro, eficacia a las glándulas endocrinas y alivio de afecciones cardíacas.

Estamos acostumbrados a oír que "el Síndrome Down está causado por la presencia de un cromosoma suplementario a nivel del par 21". Y esto nos deja perplejos ante el sentimiento de impotencia de poder actuar hacia algo que parece irreversible.

Irreversible sí en cuanto a cambiar las bases estructurales orgánicas sobre las que aparece, pero no en cuanto a la evolución diferente que podemos darle si sabemos comprender la condición anatómica y fisiológica que opera en el interior de su organismo, tanto en lo visceral (órganos del cuerpo) como en lo cerebral. Si sabemos utilizar la información que a través de la Fisiognología (análisis fisiológico a través del rostro) podemos tener de sus condiciones personales fisiológicas, mucho podremos aportar en la orientación oportuna de cada caso.

El Hígado es la pieza orgánica fundamental para dar la correcta estructuración a todo el entramado celular de los diferentes órganos y sistemas del cuerpo, y la presencia de una trisomía muestra que hubo algún tipo importante de alteración en aquel órgano y sus elementos viscerales asociados: la vesícula biliar y el duodeno. Lugares éstos donde siempre he encontrado importante disfunción en los progenitores de los Síndrome Down que he podido investigar; algunos por causas estructurales viscerales y otros por influencia de incorrecciones nutricionales.

En el Síndrome Down, los ojos (muestran la condición renal) expresan un claro bloqueo de la energía linfática, que tanto afecta a los órganos de racionalización, por lo que su personalidad se vuelca exclusivamente a dar vida a un mundo emocional, en el cual el contacto con los demás y la atención de éstos hacia su persona se presenta como esencial (justo lo contrario que ocurre en el Autismo). Ese bloqueo linfático incide fuertemente en la dificultad respiratoria nasal, con perjuicio persistente en las posibilidades de intervención del córtex cerebral.

Resulta muy beneficioso para la persona con este síndrome, el que haga algún tipo de ejercicio físico que le ayude a respirar con más intensidad de lo habitual, pero procurando que sea una respiración "nasal", aunque sean ejercicios a modo de juego si no se le puede pedir más interés en tal tarea. Todo lo que le ayude a ir venciendo esa tendencia congestiva nasal, irá posibilitando que su hemisferio cerebral marginado (el izquierdo, aunque si la congestión nasal es amplia y bilateral, será casi la corteza cerebral completa la que no intervenga en su persona, siendo los núcleos centrales los que la dirijan) vaya pudiendo entrar en el juego de su personalidad.

La Natación es un deporte en el que pueden tener mucha soltura, donde se utiliza mucho la respiración "bucal", pero no es esto lo que les conviene, sino la "nasal", siendo más propio para que se mantengan en mejor estado de salud física y emocional el que hagan ejercicios "aéreos" donde intervengan especialmente sus brazos y tórax, estimuladores de los aspectos racionales.

También merece mencionarse la importancia de la "dinámica física" de una madre gestante para hacer posible el entramado neurológico (blanco) cerebral de la criatura cuyo cuerpo se gesta. Es habitual el que criaturas con importantes dificultades para nacer con normalidad, "induzcan" a la madre que gesta su cuerpo el procurar estar en reposo físico por preverse posibilidades de aborto. Éstas son circunstancias que fácilmente anteceden a nacimientos con Síndrome, y no es que el reposo genere tal condición, sino que la propia estructura orgánica de la criatura que viene a nacer induce a su progenitora para adecuar las tendencias de la "genética personal" del organismo que se gesta.

Tampoco quiero decir que no se cuide un mínimo la madre gestante de esfuerzos que pudieran generar aborto, pero sí el que hay muchos modos de ir desarrollando una dinámica física que permita ir desarrollando en amplitud la capacidad respiratoria de la criatura a través de la que se active en la madre, así como movilidad y destreza en sus diferentes articulaciones y miembros, todo lo cual repercutirá en el desarrollo orgánico que irá tomando el feto, de manera que tras el nacimiento todo será más reconducible hacia superaciones de los acostumbrados condicionantes físicos y cerebrales que conocemos.

El Pie en el Síndrome Down.-

Como ya quedó expresado en el capítulo de Iridología sobre ciertas condiciones que podían presentar los iris de personas con el Síndrome, los pies pueden llegar a mostrar los trastornos del Sistema Respiratorio. En la imagen que sigue podemos observar cómo el área de un pie de persona sin el Síndrome ocupa una extensión más amplia desde la banda que define al Diafragma y hacia los dedos.

Se implican igualmente afectados el perfil superior de la planta que linda con los dedos, donde se ubica el reflejo de la condición del Sistema Linfático en la zona superior corporal, e igualmente lo que corresponde al Corazón o zona donde anteriormente nos hemos referido a la posibilidad de "juanetes", punto de la almohadilla sobre el que tanto he insistido en que debe tonificarse o fortalecerse en nuestro caminar.

Existe un modo de tratar los Pies llamado "Masaje Metamórfico", iniciado por los años sesenta, que se empezó a utilizar con niños afectados del Síndrome y también con niños Autistas, que sin tener necesariamente que conocerse las zonas a las que corresponde el organismo en los pies, se dice de él que obtiene mejoras en la calidad de vida y en muchos aspectos de relación con el entorno. Esto viene a servirnos como una prueba más de la importancia de los Pies como área corporal desde la que puede incidirse en el resto del Organismo.



< < Subir a donde se expresaba de estos dos asuntos (Iris y Pies) > >
Si quieres profundizar más en las relaciones entre Vísceras corporales y Cerebro,
te sugiero veas esta otra Web: El por qué de la Cualidad de los Hemisferios Cerebrales

Para recordatorio gráfico de la razón esencial de lo que aquí se ha tratado, aporto la siguiente imagen, que en sabiéndose captar en toda su amplitud y profundidad, a mucho podrá inducir para aportar al restablecimiento de ambas circunstancias orgánicas y personales:


Angel Baña (3 febrero 2017, 17;46 h.)


< < Subir a Inicio > >

* * * * *