< < Ir al PORTAL de esta Web > >

Una Medicina basada en la "peculiaridad" que somos cada Alma singular


[ actualizada el 8 marzo 2017]

Autor

ANGEL BAÑA RUIZ
Sevilla (España), 5 de marzo de 1948
Investigador Autodidacta de la Naturaleza Humana
* Cuerpo - Mente - Alma *
** Profesor Naturalista **

La fotografía anterior muestra el rinconcito del salón donde, rodeado de una serie de elementos que gustaba me acompañaran, comencé mis primeras publicaciones de las materias sobre las que investigaba. En él se concibieron los dos primeros libros que cito en el Prólogo de éste, fruto de los cursos que estuve dando por aquella época, en torno a 1988, en un Centro de actividades culturales para la Tercera Edad. Contaba entonces 40 años.

En esta otra foto anterior estoy en una de las varias Conferencias que di en la Biblioteca Municipal de Sevilla, promovidas por el Ateneo Popular, del que era Presidente la persona que me acompaña en la mesa, D. Pedro Ruiz Berdejo. También las di en diferentes Centros alternativos de Sevilla, sobre los muy diversos temas que abordaba.

Siempre gusté de difundir cuanto iba investigando, pues ha sido el Sistema que he venido utilizando para esclarecer los asuntos y, al mismo tiempo, seguir motivándome en mis incursiones. Fue por esta razón que fomenté no sólo Conferencias, sino especialmente Tertulias donde poderse debatir con plena libertad por parte de todos los asistentes.

Y esta última foto precedente, de enero de 2016, es simplemente para mostrar de mi actualidad, generalmente dedicado a mis actividades deportivas, caminatas y lecturas ahora ya intrascendentes (ya está bien de tanto estar discurriendo y reflexionando). Está hecha en casa de mi hijo Ángel (el segundo de tres), en uno de nuestros frecuentísimos encuentros donde nos ponemos al tanto de los pormenores de nuestras respectivas vidas.

Tengo facilidad para saber "el origen" de aquello por lo que me motivo investigar. En hallándolo, como resulta ser más acercado a lo esencial de en lo que se queda la Medicina y la propia Ciencia, resulta ser revolucionario y, por tanto, de difícil aceptación, pues rompe esquemas tradicionales u ortodoxos, y esto no gusta a los que fundamentan su saber e intervenciones en lo que ... ya se esforzaron en "estudiar" de otros, y sobre todo a los Estamentos implantados con su costosísimo instrumental clínico y dependencia de laboratorios internacionales que marcan la pauta de sus "modus operandi".

Algo más sobre el Autor

Movido por la lectura del libro "Regando el Alma" de Enrique Álvarez Mérida y a pesar de que alguien muy especial dijera que "por sus obras los conoceréis", comprendiendo que hay obras no fáciles de entender con facilidad, como concibo es el caso de muchos de los contenidos que tiene este Portal Web, expresar un poco más de las razones que llevaron a tales concreciones no está de más, por lo que el ayudar a entender al autor puede aportar percibir mejor el valor de una obra que tanto "choca" con muchos preceptos que la tradición u ortodoxia reinante, tanto en el campo de las ciencias como en lo llano de atenciones médicas, aún mantiene.

Comprendo que lo importante es la Obra y no el Individuo que la manifiesta, pero conocer en este caso particular la relación entre ambos, considero que es oportuno.

Este texto responde a modo de una específica Autobiografía, tratando de exponer lo que desde mí mismo me fue predisponiendo para todo cuanto concreto en lo que son los contenidos de la Web "La Nueva Medicina".

En primer lugar decir que conozco con mucho detalle lo que han sido 18 de mis últimas anteriores encarnaciones (con alguna que otra de por medio no localizada), a lo cual llegué tras mi necesidad de "saber de mí mismo" para poder concretar aún más el artículo que escribí titulado "Fundamentos, Leyes y Formas de la Reencarnación".

Surgió este artículo para un libro que por el año 1988 escribía sobre diversos temas, a modo de aquella "Silva de varia lección" donde se conjuntaban temas diferentes pero de alguna manera vinculados. Esta vez aglutinados bajo el título de "El Huevo de la Vida".

Como no podía ser de otra manera, desde mi profundo sentimiento de "necesitar" ese conocimiento, fueron apareciendo ante mi conciencia y por más de un cauce al principio, en primer lugar la que fue mi vida encarnada anterior, con la que pude confirmar la validez del artículo, y luego y en el tiempo de pocos años las demás.

Y cuento esto anterior porque todas ellas venían a mostrar la insistencia de mi ser por conocer de la relación del hombre con el espíritu, así como sobre Medicina y sobre Cosmología.

Con los matices de esas experiencias y la sensibilidad cerebral y sensorial que fui desarrollando, llegué a poder concretar encarnaciones (inmediatas anteriores) de muchasss (concretamente 32) de las personas con las que me relacionaba. El caso más notable llegó a ser el de mi hijo menor, del que llegué a conocer casi tantas como de mí.

Además de esa inercia de mi ser por conocer de la vinculación con lo espiritual y de la propia estructura humana, tanto en lo corporal como en lo cerebral y la mente en sí, se añadió a mi favor la sensibilidad que me fue generando el tipo de nutrición que llevaba, donde experimentaba durante varios meses seguidos usar sólo dos o tres elementos diferentes, con los que elaboraba tres comidas iguales para cada día (siempre la misma durante esos meses).

En esa experiencia (que se convirtió en un hábito hasta el día de hoy) llegué a percibir cómo cambiaba la condición de mi pensamiento conforme determinados alimentos transitaban por mi esófago hacia el estómago, llevando a aquel, al pensamiento, a vibraciones diferentes, como por ejemplo dejando la entusiasta y altruista por una actitud pragmática y de despreocupación social.

El hecho de haber simplificado tanto la nutrición y usando elementos naturales sencillos, todos mis sentidos se fueron sensibilizando para percibir olores, sabores y sonidos que las demás personas normalmente no percibían. Pero esto me fue condicionando el entorno donde vivía en lo social (incluso en lo que fui procurando dentro del hogar donde viviera), razón por la cual lo pasaba muy mal en las oficinas bancarias (varias) donde trabajaba y que dio lugar a que tras amplios y profundos exámenes de mi mente y mi organismo, me fue determinada una invalidez laboral, basada específicamente (no supieron hallar otra razón) en las bajas frecuencias a las que accedía mi actividad cerebral con facilidad y que me hacían vulnerable a determinadas condiciones medioambientales. Lo detectó un electroencefalograma, que repetía tal condición de uno que 7 años antes se me había hecho por fuertes cefaleas que sufría frecuentemente, y que tan sólo pude comprender y superar una vez dominé las relaciones entre la Fisiognología aplicada a mi propia persona y la Nutrición que debiera llevar.

A toda esa sensibilidad se sumó la de mi visión, por cuanto que desde mi actitud cerebral no me conformaba con mirar el aspecto externo de las cosas, personas y situaciones, sino que aprendí a "mirar más adentro", gracias a la actitud visual de "profunda mirada" que podía llegar a experimentar (traspasar el primer plano energético que todo muestra).

Por mi interés por la Medicina, y que no llegué a ir a la Universidad por razones diversas, como era mi pretensión desde mi edad escolar, conecté con personas que me facilitaron conocer en Essen, Alemania, diversidad de bases de enfoque de varias Medicinas, decidiéndome por la Iridología especialmente, con la que comencé a saber de la Fisiología humana desde otro "punto de mira", alegrándome de que no hubiera entrado en la facultad de Medicina, pues luego comprendí los condicionamientos con los que me hubiera encontrado para abordar desde otra perspectiva el Cuerpo y la Mente.

Di así lugar a un consultorio durante muchos años y a promocionar Tertulias de estudio y debate de medicinas alternativas, con muchas conferencias en Centros de Sevilla, así como publicaciones en folletos, que en ocasiones dirigía a Centros tales como el antiguo Pabellón Vasco de cancerología, Centros especializados de Síndrome Down, Colegio de Optometristas de Madrid, Hospital Ramón y Cajal de Madrid, catedráticos del Hospital Universitario de Sevilla, e incluso en una ocasión al Presidente del Colegio Médico de Sevilla, y más recientemente y con motivo de esta actual web, al Jefe del Departamento de Servicios Sociales de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles), Andalucía (por cuanto que trato todas las "afecciones" visuales, informando de sus verdaderas causas y, por tanto, sus vías de salida). Pero de manera más dedicada y amplia, en muchos Foros y Redes sociales de Internet desde más o menos el año 2000, así como en muy diversas páginas web que constantemente he ido editando desde entonces.

Para mostrar los contenidos de los Escritos que dirigía a las diversas instituciones, he creado una Web anexa a ésta, donde dejo expuestas las copias de aquellos. Se accede a ella desde ... ACCEDER A LOS ESCRITOS DIRIGIDOS A INSTITUCIONES.

Antes de dar comienzo a mis implicaciones en los modos de la Medicina que llegué a estructurar, pero que me sirvió como acicate para profundizar en el Cuerpo y la Mente humana a fin de poder resolver mi propia problemática orgánica, tras un proceso de continuas y muy abundantes hemoptisis, llegué un día a caer de bruces en mi casa, por la muy considerable debilidad a la que llegué tras una de ellas, perdiendo plenamente la conciencia de mi cuerpo conforme me fui sintiendo caer sin poder sujetarme al marco de una puerta. La madre de mis hijos mayores con la que por entonces vivía, vino a mí con voces de mucha preocupación por mi estado, a la que yo trataba de hacerle entender que "no me pasaba nada, que estaba bien, que no se preocupara". Pero, claro, eso no salía de mi conciencia ordinaria, además de que en realidad no me sentía el cuerpo, razón de tanto bienestar, por lo que "mi voz" no llegaba a aquella, pero resultó una grata experiencia de qué hay más allá de estar sumergido en un cuerpo y sus limitaciones.

Como dije, mis comienzos para conocer del interior del cuerpo y del cerebro, fue la Iridología, así como el uso de mis manos para intervenir en las circunstancias fisiológicas de otros (masaje reflexógeno del pie, quiromasaje general, intervención en energías específicas orgánicas, etc.), pero sentí la necesidad de no depender ni siquiera de la Lupa con Luz que precisa la Iridología, por lo que inicié una investigación en la correspondencia de las vísceras orgánicas con los modos de los elementos que configuran el Rostro humano, con tal éxito que pronto no precisaba "asomarme" a los iris para conocer de las funciones fisiológicas peculiares de cada persona, así como la condición de sus vísceras.

Desde las propias experiencias en mí mismo y lo que examinada en el consultorio, llegué a conocer el efecto que los diferentes alimentos ordinarios (su prevalencia bioquímica) tienen no solamente en el funcionamiento de las estructuras corporales, sino y a través de éstas en la actitudes y capacidades cerebrales y mentales (anímicas e intelectivas). Mi responsabilidad consistía en clarificar qué de lo que comía la persona la estaba llevando a la condición anormal de su organismo y persona, y con cuáles otros nutrientes reconducirlo hacia la normalidad funcional en todo, donde hallé recursos para todo tipo de afectación de la Salud psico-física.

Debo decir también, y sobre algo que menciono en la web, el papel que en mi desarrollo de amplia y sensible consciencia han jugado los modos de manejar la energía sexual, cuyo cometido en lo humano no es tan específico para la "procreación" (que también lo es y posibilitar la encarnación de otros seres), como para la propia re-creación de la personalidad de cada individuo, es decir, para ir posibilitando el proceso evolutivo de todo su ser. He sido muy consciente (físicamente) cómo esa energía crecía en mí cuando surgía la posibilidad de un nuevo proyecto de investigación, que manteniéndola como lo que es, energía de creatividad y transformación, me hacía adentrarme con la fuerza de clarividencia y determinación que exigían las temáticas en las que había que "romper" tradiciones muy arraigadas (incluso dentro de mí mismo), para dar paso a otros factores de entendimiento de sus razones de ser. Con esto no quiero decir que no haya tenido una vida sexual de pareja plenamente satisfactoria, pero sí distanciada convenientemente en el tiempo en lo que precisara esa energía de no ser dispersada y el mantener mi ser disponible para lo que la Vida me fuera abriendo cauces del conocimiento de sí misma.

Y otro factor importante que ha intervenido (y sigue estando) es la importancia que he dado siempre a mantener la mente entrenada sabiendo tener entrenado debidamente el cuerpo, máxime tras llegar a conocer cómo la mente se nos da a conocer en la diversidad de estructuras corporales, y cómo a través de éstas tenemos la manera de poder incidir en aquella, la mente, de una forma que no es posible a través de meros actos del pensamiento, de donde toma fundamento la farmacología que trata de intervenir en actitudes mentales a través de sustancias químicas (a través del cuerpo), sólo que sin saber conocer la verdadera raíz psico-orgánica de los padecimientos o trastornos que se manifiestan a través de la personalidad.

Ese entrenamiento corporal, inconscientemente desde mi juventud en muy diversos deportes y muchos gimnasios, he terminado ejerciéndolo desde los propios elementos de lo que me he hecho para en mi propia casa disponer de lo que en cada momento sintiera necesario estimular de determinadas estructuras corporales, para equilibrar tanto la propia aplicación cerebral, como para alimentar unas actitudes u otras que considerara oportunas. Y esto unido a los modos de una alimentación coherente con la actitud mental y física que deseo nutrir, donde la quietud mental tenga amplio protagonismo, así como el estado de paz interior que mucho valoro, para estar disponible a la Vida que rige mi ser.

Mas un artífice importante para la eficacia de mis implicaciones en el ámbito del conocimiento de nuestra Naturaleza Humana, elemento de mis inquietudes ancestrales, es el modo de respiración nasal (siempre) al que doy lugar (profunda y serena, o intensa, según los casos), tanto con los ejercicios que procuro en lo deportivo (para procurar conveniente desarrollo en la estructura corpórea y muscular), como en mi estar cotidiano, que hagan posible la amplia canalización, cuando fuere precisa, de la conciencia con la que necesite intervenir en los planos de la conciencia colectiva a la que entre todos damos lugar.

En esto último he tenido muy variadas experiencias de cómo una condición de estar en lo físico o en lo mental desaparecía de mí y tomada "cuerpo o estado" en otra persona con la que me vinculara en momento determinado. E igualmente el caso contrario, de despojar a otro de una condición y experimentarla en mí, y pudiera ser de un estado de salud/enfermedad, actitud psíquica o cualidad física. Experiencias que me vinieron mostrando la "no propiedad" de valor alguno que pueda ser expresado por individuo humano (formas, capacidades y actitudes), en ocasiones con una radicalidad tremenda en sus modos de manifestación, capaz de tirar por tierra toda capacidad racional que de manera ortodoxa quisiera intervenir para comprender lo sucedido desde el punto de vista de cualquier ciencia que no contemplara tales premisas de los procesos vitales del ser manifestado.

Comprenderíamos bien esto anterior, de lo que vengo a llamar "trasvases" de valores, si llegáramos a percibir la verdadera razón de lo que Jesús de Nazaret trataba de decir con aquellas palabras de "os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros..." el espíritu de la Verdad ... la misma que Él acaparaba (tomaba hacia sí) en la necesidad de su propósito de vida encarnada y que para que los demás pudieran concebirla (canalizarla) era preciso la desconexión (dispersión por desestructuración celular corpórea = muerte física) de su conciencia terrena.

Un asunto importante que ha incidido profundamente en la capacidad de avanzar en mis investigaciones, al margen de lo ya expresado, ha consistido en que desde siempre tendía a divulgar aquello que lograba "averiguar", buscando el mejor cauce para darlo a conocer allá donde pudiera ser de utilidad (razón de esos Centros y Personas a las que lo hacía llegar, que también fue en su comienzo a los médicos que figuraban en el guía telefónica de la ciudad donde vivía entonces, Alcalá de Guadaira, mediante cuadernillos, por correo postal). Una vez que difundía algo, solía tomar conciencia de dos cosas; primero de posibles errores que contuviera y, segundo, me llegaban nuevos entendimientos que posibilitaban seguir avanzando en la línea emprendida (que no dejan de ocurrir con esta misma y actual edición web). Es por eso de mi convencimiento de que el "Compartir" es el cauce evolutivo de la Vida y la razón de la propia estructura del Universo.

Ha sido, pues, desde estas premisas que he enumerado con más o menos claridad (no es fácil exponer lo que sin su experimentación pueda ser fácilmente comprendido), cómo me ha sido posible hallar las respuestas a mis propias inquietudes sobre la Vida que Somos en lo que es este plano multidimensional donde el alma desarrolla la conciencia de su peculiaridad, gracias a su inmersión en planos de dualidades complementarias y contradictorias que constituyen nuestro Universo consciente.

Angel Baña (17 febrero 2017, 15:57 h)






< < Subir a Inicio > >

* * * * *