< < Ir al PORTAL de esta Web > >

Una Medicina basada en la "peculiaridad" que somos cada Alma singular

Iridología.-
Nuestros Iris muestran toda la Fisiología Corporal.


En primer lugar tres imágenes expresivas por sí mismas,
que sintetizan lo que más adelante se desarrolla en esta página:




Siendo esta trabajo un tratado sobre las afecciones visuales, no podría faltar algo tan importante que los propios Ojos nos proporcionan: La posibilidad de análisis de sus Iris (amplio círculo de estromas pigmentados en torno a las Pupilas sobre el blanco de la esclerótica), tremendamente expresivos de nuestra condición orgánica y que puede en muchos casos superar la eficacia de modernos y sofisticados medios de diagnóstico sobre la condición de un organismo; y también en los no tan sofisticados, como son los Análisis clínicos de la Sangre, pudiéndose detectar en el Iris acumulaciones úricas, de colesterol u otras, que no apareciendo en el torrente sanguíneo se perciben ubicadas en los elementos circulatorios o en áreas específicas intracelulares.

Este capítulo no pretende adentrarse en Iridología, sino simplemente dejar expresada la "topografía" que debe ser considerada por aquellos que quieran profundizar en aquella, fruto de mi experiencia personal durante los años de práctica en la misma (a partir de 1976). En las cartas topográficas que aquí muestro, hay notorias discrepancias en la correspondencia de áreas relacionadas con órganos importantes respecto de lo que la tradición venía diciendo.

Supe desapegarme de la ortodoxia reinante y hacer las correcciones oportunas que la práctica de observación me informaba. Tuve a mi disposición, para profundizar en esos análisis, instrumental óptico oportuno (lámparas de hendidura utilizadas en Óptica clínica) y cámara fotográfica con adaptaciones personales especiales (allá por 1980) como para efectuar la que en la siguiente imagen se muestra junto con una síntesis cartográfica pintada. Tras las cartas expongo lo que para el Síndrome Down puede ayudar la Iridología.

La siguiente imagen muestra los lugares donde en el Iris Derecho pueden analizarse los órganos y sistemas que en ella se indican:

Esta otra muestra lo que podemos analizar en el Iris Izquierdo. Observaremos en ambos iris una "relativa" correspondencia de ubicación en lo que son órganos centrales o lateralizados corporales, así como anteriores o posteriores, y superiores e inferiores. Lo central y anterior suelen localizarse por las áreas internas de las cartas; lo lateralizado y posterior se localizarán por las áreas externas.

Algo muy importante a considerar es la relación de ubicaciones circulares concéntricas donde se ubican los diferentes sistemas. E igualmente la repercusión directa (lineal radial) que elementos de sistemas internos (según las cartas) tienen con los órganos o localizaciones en los demás sistemas hacia la periferia. El primer anillo circular refleja al Estómago; el siguiente a los Intestinos (Delgado y Grueso); después encontramos a la Columna Vertebral por la periferia (área exterior) del circulo intestinal. A continuación está la zona de Órganos; y progresivamente más adelante se muestra la condición del Sistema Linfático, el Muscular y el Circulatorio, con la Piel como perfil más externo.

Esta correspondencia radial de elementos de sistemas diferentes que se observa en patologías específicas, nos debe llevar a otras consideraciones de la Fisiología orgánica global y específica, sobre la que estamos acostumbrados a considerar desde órganos en sí mismos. Ya sabemos que la visión de Conjunto se acerca más a la verdad que lo que logramos con las especializaciones focalizadas, propias estas últimas de una visión "miópica" del cuerpo humano.

Síndrome Down: Los Iris son un maravilloso ventanal por donde conocer más de este Síndrome. Entre las características más significativas que vienen sirviendo para la definición de un organismo afectado por Síndrome Down, están los "iris moteados"; denominación que les viene del aspecto que presentan las manchas de Brushfield en los iris, que son el modo en que éstos ponen de manifiesto densidades muy acusadas de todo el Sistema Linfático. Son las manchas blanquecinas que presenta el dibujo (en la realidad se perciben amarillentas).

Si analizamos el Rostro de una persona con este Síndrome, podemos apreciar los rasgos más generalizados que suelen tener. Estos están en la anatomía externa de los Ojos y en la forma cóncava de la Nariz. En el capítulo sobre Fisiognología veremos cómo están relacionados ambos con los Riñones (el primero) y con el Duodeno (el segundo). Tal condición renal ya nos informa del detrimento orgánico en el que se verá envuelto el Sistema Linfático, canal por donde debiera fluir la energía "racional" y que en el Síndrome conocemos que no es precisamente lo que le caracteriza. En lo relativo al Duodeno muestra la gran dificultad del metabolismo graso, cuestión ésta que afectará al mismo tiempo al cometido renal y a las disfunciones que generará en otros diversos órganos, como en gran medida ocurre en el Corazón.

Hay otros signos que pueden darnos pista suficiente desde mucho antes, y son los signos que apunto con los números 1, 2 y 3, expresivos respectivamente de afecciones muy notorias de la Vesícula biliar, del Riñón y Bronquio-pulmonar (figura referida al iris derecho). La mayor o menor radicalidad de la obstrucción duodenal congénita a nivel de la Papila Biliar influirá de forma muy notoria en cada proceso personal. También la Reflexoterapia del Pie resulta una gran aliada, como diagnosis, pero lo veremos en el capítulo de "Reflexología Podal: En el Pie podemos analizar y tratar el Cuerpo".

La característica genética del Síndrome Down conlleva básicamente una disfunción importante de las funciones hepáticas y renales, responsables de la formación de las estructuras orgánicas viscerales y de la fluidez del Sistema Linfático, respectivamente. Evitar cualquier tipo de ingestión de alimentos grasos, ayudaría a disminuir las dificultades de respiración nasal, dando más posibilidad de intervención al cerebro, eficacia a las glándulas endocrinas y alivio de afecciones cardíacas.

Estamos acostumbrados a oír que "el Síndrome Down está causado por la presencia de un cromosoma suplementario a nivel del par 21". Y esto nos deja perplejos ante el sentimiento de impotencia de poder actuar hacia algo que parece irreversible.

Irreversible sí en cuanto a cambiar las bases estructurales orgánicas sobre las que aparece, pero no en cuanto a la evolución diferente que podemos darle si sabemos comprender la condición anatómica y fisiológica que opera en el interior de su organismo, tanto en lo visceral (órganos del cuerpo) como en lo cerebral. Si sabemos utilizar la información que a través de la Fisiognología (análisis fisiológico a través del rostro) podemos tener de sus condiciones personales fisiológicas, mucho podremos aportar en la orientación oportuna de cada caso.

El Hígado es la pieza orgánica fundamental para dar la correcta estructuración a todo el entramado celular de los diferentes órganos y sistemas del cuerpo, y la presencia de una trisomía muestra que hubo algún tipo importante de alteración en aquel órgano y sus elementos viscerales asociados: la vesícula biliar y el duodeno. Lugares éstos donde siempre he encontrado importante disfunción en los progenitores de los Síndrome Down que he podido investigar; algunos por causas estructurales viscerales y otros por influencia de incorrecciones nutricionales.

En el Síndrome Down, los ojos (muestran la condición renal) expresan un claro bloqueo de la energía linfática, que tanto afecta a los órganos de racionalización, por lo que su personalidad se vuelca exclusivamente a dar vida a un mundo emocional, en el cual el contacto con los demás y la atención de éstos hacia su persona se presenta como esencial (justo lo contrario que ocurre en el Autismo). Ese bloqueo linfático incide fuertemente en la dificultad respiratoria nasal, con perjuicio persistente en las posibilidades de intervención del córtex cerebral.

Resulta muy beneficioso para la persona con este síndrome, el que haga algún tipo de ejercicio físico que le ayude a respirar con más intensidad de lo habitual, pero procurando que sea una respiración "nasal", aunque sean ejercicios a modo de juego si no se le puede pedir más interés en tal tarea. Todo lo que le ayude a ir venciendo esa tendencia congestiva nasal, irá posibilitando que su hemisferio cerebral marginado (el izquierdo, aunque si la congestión nasal es amplia y bilateral, será casi la corteza cerebral completa la que no intervenga en su persona, siendo los núcleos centrales los que la dirijan) vaya pudiendo entrar en el juego de su personalidad.

La Natación es un deporte en el que pueden tener mucha soltura, donde se utiliza mucho la respiración "bucal", pero no es esto lo que les conviene, sino la "nasal", siendo más propio para que se mantengan en mejor estado de salud física y emocional el que hagan ejercicios "aéreos" donde intervengan especialmente sus brazos y tórax, estimuladores de los aspectos racionales.

También merece mencionarse la importancia de la "dinámica física" de una madre gestante para hacer posible el entramado neurológico (blanco) cerebral de la criatura cuyo cuerpo se gesta. Es habitual el que criaturas con importantes dificultades para nacer con normalidad, "induzcan" a la madre que gesta su cuerpo el procurar estar en reposo físico por preverse posibilidades de aborto. Éstas son circunstancias que fácilmente anteceden a nacimientos con Síndrome, y no es que el reposo genere tal condición, sino que la propia estructura orgánica de la criatura que viene a nacer induce a su progenitora para adecuar las tendencias de la "genética personal" del organismo que se gesta.

Tampoco quiero decir que no se cuide un mínimo la madre gestante de esfuerzos que pudieran generar aborto, pero sí el que hay muchos modos de ir desarrollando una dinámica física que permita ir desarrollando en amplitud la capacidad respiratoria de la criatura a través de la que se active en la madre, así como movilidad y destreza en sus diferentes articulaciones y miembros, todo lo cual repercutirá en el desarrollo orgánico que irá tomando el feto, de manera que tras el nacimiento todo será más reconducible hacia superaciones de los acostumbrados condicionantes físicos y cerebrales que conocemos.


< < Subir a Inicio > >

* * * * *