< < Ir al PORTAL de esta Web > >

Una Medicina basada en la "peculiaridad" que somos cada Alma singular

Reflexología Podal.-
En el Pie podemos analizar y tratar el Cuerpo.


En primer lugar un par de imágenes expresivas por sí mismas,
complemento de lo que más adelante se desarrolla en esta página:


Para equilibrar el haber tratado mucho sobre asuntos de la Cabeza, bajemos a los Pies, donde mucho también podemos conocer de la condición orgánica general de la persona, así como incidir muy positivamente desde ellos en situaciones de crisis agudas, donde las respuestas orgánicas pueden llegar a ser inmediatas, y no como se suele pensar de algunas terapias "alternativas".

Al igual que en las Cartas Topográficas del Iris que circula por casi todos los lugares donde se consideran estas técnicas de análisis orgánico, existen también algunas incoherencias en lo que la tradición viene mostrando de la Reflexología del Pie, y es especialmente sobre esto en lo que quiero basar mi aportación, no obstante añadir también algunas de mis experiencias.

Para ubicar la Mente en lo que el Pie nos puede mostrar, es importante esta figurilla que sigue, la cual muestra el cuerpo a modo de sentado y contemplado desde un lado del mismo (cualquiera de ellos). Con ella nos iremos identificando con las zonas corporales que debamos ir considerando para lo que deba tratarse o analizarse del Cuerpo. Lo "anterior" del cuerpo se localizará en la parte "anterior" del pie (zona del empeine). Lo "posterior" del cuerpo en lo "posterior" del pie. Pero habremos de tener en cuenta que al Cuerpo lo reflejarán ambos pies; por tanto, lo correspondiente a una de las dos mitades del cuerpo habrá que "buscarla" en el Pie correspondiente a esa mitad (mitad corporal contemplada desde lo frontal y en su división vertical). Así pues, las áreas torácicas de la derecha corporal estarán reflejadas en el pie derecho; y con esta forma de correspondencia todo lo demás corporal y del pie. Las otras cartas topográficas informarán de más detalles internos, y de una manera especial la Planta de los Pies, desde la que se hacen "asequibles" los Órganos esenciales.

Esta otra imagen muestra lo que podemos analizar en las zonas externas e internas de ambos pies, así como aspectos de las zonas superiores de ambos. La zona refleja de la Columna Vertebral se sitúa justo en el perfil "angular" (entre planta y lado interno) de los pies; es decir, lo que sería casi la zona de confluencia de ambos pies unidos lateralmente por sus costados "angulares" internos:

Teniendo la foto precedente por delante, hay un par de asuntos importantes a considerar (de los que se derivarán otros posteriormente) al margen de la cuestión "reflexológica", y son las siguientes:

1) Entre "cuello" y "columna vertebral" (en la figura "A") se encuentra la prominencia de la articulación del dedo Pulgar que en los casos de "juanete" se presenta considerablemente salido o salidos (en uno o en ambos pies) del perfil externo del pie. Esto ocurre por debilidad de la musculatura de la planta del pie, especialmente en su área interna del talón al dedo pulgar, situación que tiende a agravar el uso de calzado de puntera estrecha y el modo de uso del pie cuando caminamos, cuestión ésta que trataré más adelante.

2) También en la figura "A", la expresión "rectal" (borde trasero sobre el talón) indica la zona del "tendón de Aquiles" (porción tendinosa de los músculos Gemelos) donde podemos ver e incidir sobre el final del Colon. Estimular esa zona estimulará el tramo rectal intestinal. Sabiendo esto podemos comprender cómo "el caminar" suele ser un estímulo para la evacuación intestinal. Pero no bastará "el hecho de caminar" si no ejercitamos bien los pies al caminar, pues para que intervenga eficazmente todo lo relativo a los Gemelos ha de hacerse como muestra la figura siguiente a esta otra primera donde aparece una pierna con el tendón y el músculo señalados.


TEXTO de la imagen: [En un correcto uso de los pies, se va elevando el talón que queda detrás, para impulsar el cuerpo antes de que el talón del otro pie llegue al suelo. Se logra así la intervención de los Gemelos de las Pantorrillas (posibilita el drenaje linfático de las piernas) y se fortalecen los músculos de la planta (evita los "juanetes" y "pies planos"). Al "impulsarnos" debemos sentir que presionamos el suelo con la zona del pulgar de la "almohadilla".]

He expresado en la propia imagen de cinco figuras cómo deben usarse los pies (transcrito bajo ella), que es el que antes de poner en el suelo el pie que se adelanta, el que queda detrás tiene que haber elevado un poco (o mucho) el talón, de manera que al quedar este pie apoyado sobre su almohadilla (la parte prominente delantera del pie), intervenga el músculo Gemelo de la misma pierna, con su correspondiente tendón (de Aquiles), impulsando el cuerpo hacia adelante. Si mantenemos el pie trasero como muestra la figura que tras este párrafo inserto mostrando al pie que avanza con ya apoyado su talón en el suelo mientras el pie trasero sigue plenamente apoyado en el suelo, no hay acción alguna del tendón y músculo que comentamos (un modo de andar excesivamente generalizado):

Con el simple hecho de levantar convenientemente el talón retrasado, estamos favoreciendo tres cosas ¡importantes!: a) El tendón de Aquiles interviene y fortalecemos el funcionamiento rectal. b) Al intervenir el Gemelo, hacemos posible el modo de drenaje más conveniente de los vasos linfáticos de las piernas, tan necesario para evitar densidades en las venas y la aparición de Varices. c) Fortalecemos los músculos de la planta del pie, responsables de mantener "en su sitio" a los huesos de la articulación del dedo pulgar cuya desviación hacia fuera se conoce como "juanete". d) Y por último, este fortalecimiento de los músculos de la planta hará cambiar la condición de un "pie plano", evitando que la zona ósea propia del Puente quede hundida hacia el suelo.

Ampliando lo mencionado en los 4 puntos anteriores diré ahora que...

... a) Un tendón de Aquiles ancho en su base (sobre el talón) muestra un organismo tendente a la dificultad evacuatoria del vientre, por lo que ejercitarse en la intervención de los Gemelos será beneficioso.

b) Los Gemelos pueden ser considerados como la bomba impulsora del Sistema Linfático, a modo de lo que el Corazón significa para la circulación sanguínea. Los capilares linfáticos están constituidos por un sistema continuo de válvulas, que funcionan especialmente gracias a la presión que sobre ellas ejercen las contracciones musculares. Asunto éste muy necesario en los padecimientos de densas retenciones de residuos orgánicos en diversos puntos del cuerpo (el más especial suele ser precisamente en la zona incipiente inferior tendinosa de los Gemelos) que generan considerable dolor y que suele denominarse "Fibromialgia", a la que tan necesario resulta la ejercitación muscular de todas aquellas áreas donde se establecen esos residuos generadores de intenso dolor a la palpación.

c) Los "juanetes" surgen por la falta de suficiente desarrollo de los músculos de la planta del pie, especialmente el que va del talón hacia el dedo pulgar. La debilidad de ese músculo y su tendón posibilitan el desplazamiento de la articulación del pulgar cuando éste se ve sometido a la posición que lo fuerza un zapato de puntera estrecha. El uso de tacones altos, al impedir la función oportuna y correcta de la planta del pie, impide el desarrollo de esa misma musculatura, pues siempre la planta del pie se mantiene apoyada sobre la superficie interna del zapato.

d) Los "pies planos" precisan de ejercitar todos los músculos de la planta. El uso de plantillas e incluso de zapatos rígidos, dificultan esa función muscular, por lo cual, el usarlos impide su recuperación y genera dependencia, por lo que igualmente la persona se verá impedida de los otros beneficios que he citado del uso de los músculos Gemelos.

Pongo a continuación una imagen mostrando "juanetes" en ambos pies y cómo se ven internamente los huesos afectados:

En esta otra imagen señalo (en la figura de la izquierda) con la letra "E" la zona externa que casi todo el mundo utiliza como apoyo del pie en el suelo cuando camina, en lugar de ser conscientes de que apoyamos (presionamos) la zona de la almohadilla ("A") correspondiente a la base del pulgar ("C"), que sería lo correcto. Apoyándonos al caminar sobre la zona de "C" evitamos fallos en las rodillas (y sus meniscos) y en las caderas, pues estaremos usando las zonas "internas" de los pies, y así la pierna se mantiene más recta (no arqueada) hasta las caderas.

En la imagen precedente, la línea que está bajo la letra "M" indica la ubicación de la musculatura principal que debemos procurar fortalecer para evitar (o corregir) los juanetes y los pies planos. La figura de la derecha lo muestra con más claridad, así como la dinámica del pie que fortalece tal musculatura.

Hay un asunto importante a considerar acerca de la zona que más generalmente tendemos a utilizar como "apoyo" principal de nuestro cuerpo en los pies, y está relacionado con la tendencia de la persona a enfocarse a asuntos "ajenos o externos" a su realidad de Ser, y es por eso el hábito tan generalizado del "apoyo lateral o exterior". Cuando hacemos uso de esa otra zona del pie señalada con la letra "C" (puse esta letra para indicar al mismo tiempo "centro" y "corazón"), no solamente logramos "centrarnos" corporalmente, sino que al mismo tiempo desarrollamos mayor capacidad de concentración en nosotros mismos (en nuestro "Aquí y Ahora"), importante para percibir y resolver aspectos de nuestra personalidad.

Esta otra imagen de abajo la utilizo aquí a modo de recordatorio visual-gráfico sobre lo que ya he comentado del uso de plantillas para pies planos.

Tras estos párrafos anteriores sacados un poco del contexto reflexológico del pie, retorno de nuevo a estos mostrando la topografía de las plantas de los pies que yo utilizo, que contiene notorias diferencias con lo que me llegó de la tradición en uso. Pero antes quiero expresar que la manipulación de los pies en las zonas superiores (contrarios a las plantas) deben ser hechas con más delicadeza, pues son zonas más "duras" con menos margen de presión.

En esta carta topográfica de ambos pies he diseñado con líneas lo que viene a representar sistemas y órganos, para que concibamos mejor cómo los pies representan especificaciones orgánicas internas. No concibamos la topografía como puntos o áreas por separado, pues todo está entrelazado y en las direcciones coherentes existentes en el organismo.

Como ya dije en otro momento de este texto, no por ser la práctica de la Reflexología Podal algo aparentemente rudimentario, está carente de eficacia e incluso en los casos de situaciones críticas agudas, pues será en las que con más fuerza y eficacia actúe. En las situaciones crónicas es igualmente eficiente, pero requerida lógicamente de más tiempo de intervención. No obstante, debemos saber, como lo que expresé sobre Nutrición en el capítulo de Fisiognología, que no todas las personas tienen la misma sensibilidad y capacidad de reacción, pues la naturaleza de cada cual y la sutileza o, por el contrario, la rudeza de su organismo, hará presentar situaciones de eficacia muy diferentes.

El Pie en el Síndrome Down.-

Como ya quedó expresado en el capítulo de Iridología sobre ciertas condiciones que podían presentar los iris de personas con el Síndrome, los pies pueden llegar a mostrar los trastornos del Sistema Respiratorio. En la imagen que sigue podemos observar cómo el área de un pie de persona sin el Síndrome ocupa una extensión más amplia desde la banda que define al Diafragma y hacia los dedos.

Se implican igualmente afectados el perfil superior de la planta que linda con los dedos, donde se ubica el reflejo de la condición del Sistema Linfático en la zona superior corporal, e igualmente lo que corresponde al Corazón o zona donde anteriormente nos hemos referido a la posibilidad de "juanetes", punto de la almohadilla sobre el que tanto he insistido en que debe tonificarse o fortalecerse en nuestro caminar.

Existe un modo de tratar los Pies llamado "Masaje Metamórfico", iniciado por los años sesenta, que se empezó a utilizar con niños afectados del Síndrome y también con niños Autistas, que sin tener necesariamente que conocerse las zonas a las que corresponde el organismo en los pies, se dice de él que obtiene mejoras en la calidad de vida y en muchos aspectos de relación con el entorno. Esto viene a servirnos como una prueba más de la importancia de los Pies como área corporal desde la que puede incidirse en el resto del Organismo.

Hablando de los Pies no puedo dejar de mencionar algo que origina importantes achaques en las personas de mayor edad en su "equilibrio" corporal. No me refiero a lo generalizado en muchísimas personas (de todas las edades) de no situar los pies "en paralelo" cuando andan, signo de desequilibrio en sus dos opciones de lo orgánico de derecha y de izquierda, sino al "no apoyo por igual del cuerpo" tanto en un pie (pierna) como en el otro (y su pierna correspondiente)

Con ese hábito inconsciente de apoyarse más en una pierna que en otra, unido a que no suelen ejercitar los movimiento de los dedos y el no caminar como ya dejé dicho elevando el talón para que intervenga la musculatura de la planta del pie, terminan usando los pies como simple apoyo "compacto", como si de patas de una mesa se tratara, dificultando pues el hacer uso de los factores de equilibrio que se encuentran precisamente en los pies, precisando entonces del uso de los "andadores" que aún más debilitan esas propias funciones de pies y piernas.

Aprovecho la imagen anterior, que muestra cómo deben situarse los pies al caminar y esos pies movilizando los dedos, para decir que esos movimientos con el pie y sus dedos son muy beneficiosos como estímulos al Sistema Linfático, y de modo especial a lo que se corresponde en el cuerpo con la zona bajo los dedos de los pies, que son los ganglios linfáticos de la zona clavicular, donde precisamente está la evacuación linfática hacia el torrente sanguíneo para su reciclaje en los pulmones; zona clavicular con frecuencia atorada en sus ganglios y que conviene estimular. Ver en la imagen del Pie Down dónde se sitúan esos ganglios. Sugiero también a este respecto el ver la segunda imagen de este capítulo que muestra el área superior del pie.

Como también dije en el capítulo de los Hemisferios cerebrales, el no apoyo conveniente en una de las dos lateralidades (referido ahora a las piernas y pies) tiene el significado de "debilitamiento" de las funciones propias de tal lateralizad corporal y su correspondencia en los aspectos psíquicos de la personalidad, que más aún se radicaliza si también tiene falta de destreza en el brazo y la mano del mismo lado marginado.

Achacamos a la edad la torpeza e inestabilidad en el andar, pero mi experiencia con personas mayores me ha hecho ver que si se presta un poco de atención en querer superar ese "abandono" de apoyo del cuerpo en una de las dos piernas, puede la persona recuperar bastante de su capacidd para desplazarse. Y para reforzar la eficacia de aquellos que estén por esa recuperación, o que no quieran llegar a una torpeza en su andar, sugiero el uso de lo que a continuación expongo.

Como estoy tratando de que esta publicación contenga elementos que sean fáciles de llevar a la práctica, a la acción, y no sólo asuntos tratados teóricamente, muestro en esta ocasión aquí un aparato excelente para ejercitar los pies y las piernas cuando por inclemencias del tiempo o por dificultad de la persona para salir de casa a caminar, poder seguir manteniendo en buena forma los elementos esenciales para su equilibrio dinámico (del que mucho va a depender sus otros "equilibrios" personales), pues con aquel pueden ejercitarse los pies y las piernas de muy diversas maneras.

Existen diversos aparatos de este tipo en el mercado; la mayoría sin el vástago vertical para apoyarse con las manos que este modelo que sugiero presenta, pero que con él el aparato tiene más recursos en el modo de poder usar los pies y no solamente a modo de subir escaleras (subidas que son muy suaves).

El artilugio se llama "Mini Stepper", de muchísima más eficacia para mantener en buenas condiciones pies y piernas que los llamados "pedalinas" que se ejercita sentado en una silla a modo de pedales de una bicicleta. No es mi propósito hacer publicidad alguna de un producto comercial, y es por eso que eliminé en la imagen signos de la marca. Me guía la experiencia de haberlo recomendado a diversas personas mayores. Yo mismo (sin vástago) lo utilizo para "compensar" tiempos de mucha lectura (o uso del ordenador) cuando no me es posible otro tipo de actividad física:

Y si hablo de "equilibrio" no quiero dejar atrás mi experiencia sobre caso de "Vértigos", en los que se "devolvían la pelota" (como si se tratara de partido de tenis) otorrinos y neurólogos, debiéndose el problema a las repercusiones de sustancias azufradas en la condición funcional del Hígado, responsable del buen funcionamiento de estructuras internas del Oído, tal como sobre la relación entre Visión y Riñones dejé expresado.

Ya que ha surgido hablar del Hígado y sustancias azufradas (contemplar la Naturaleza genera una cadena inacabable de factores entrelazados), un caso alarmante de este caso de pésima relación entre sí, es cuando para atajar afecciones respiratorias se hace uso de potente tratamiento antibiótico (de efectos relativamente análogos con las sustancias azufradas), que afectando a las funciones hepáticas de abastecimiento de células madres orgánicas, pueden llegar a manifestar una condición orgánica de Leucemia (he conocido casos: en niño y en persona mayor).

El "equilibrio de la persona" no solamente está en sus pies, pues existe otro nivel de desajustes aunque mencionen a los pie en ello, tal como trata de decir la expresión de "tener los pies en la tierra". Por supuesto que en esto tiene mucho que ver el uso correcto de los pies en lo que dije del uso "consciente" de estar presionando la parte interna de la almohadilla de los pies, pero también el evitar tener un estado elevado de glucosa en sangre (así como bajos los niveles de Calcio), propio de la Diabetes, y es por la tendencia mental de estar hacia factores alentados por la imaginación u otros valores "abstractos" de la mente, que alejan al individuo de la realidad que rige sus circunstancias cotidianas. Algo en cierto modo análogo al fundamento del uso del Tabaco, siendo por tal causa y el descontento existente en los órdenes sociales (personales y colectivos), por los que el Tabaquismo y la Diabetes están tan generalizados.

Y tras todo esto, reiterar aquí lo que en el Prólogo se dijo de la dedicatoria de mi segundo libro "El Huevo de la Vida":

"A la Naturaleza,
Escuela del Conocimiento
y Educadora de la Vida."


< < Subir a Inicio > >

* * * * *